Tipos de lápices de grafito para dibujar

El dibujo no solamente es para los artistas, sino que es también para cualquier persona que quiera evadirse de sus problemas cotidianos.

Y es que son muchos los beneficios que produce el hecho de pintar en el ser humano.

Cualquier actividad intelectual es productiva y supone una transformación positiva para la persona.

Si te animas a introducirte en el maravilloso mundo del dibujo, te informamos a continuación de las distintas clases de lápices que existen y de sus aplicaciones.

Lápiz de grafito H. La letra H viene del inglés Hard y la llevan los lápices que marcan poco en el papel. Son los más indicados para hacer los esbozos y bocetos previos a la pintura.

Lápiz de grafito B. La letra B hace referencia al inglés Black y está gravada en los lápices que tienen una punta más blanda. Son los que imprimen un color más intenso en el papel.

Lápiz de grafito HB. Las letras H y B indican Hard and Black y se utiliza para marcar los lápices cuya punta es medio blanda y medio dura.

Lápiz de grafito F. La letra F viene de la palabra Firme e indica al dibujante que está utilizando un lápiz con una punta entre blanda y dura, pero tirando a dura.

Estas son las letras que clasifican los lápices básicos para introducirse al dibujo. A partir de aquí hay más tipos de lápices como el 2H o el muy difícil de encontrar 5H, ideales para hacer esbozos, o el 2B, para sombrear con bastante negro.

Una vez aclarados los distintos tipos de lápices de dibujo tan sólo dar un único consejo: no es bueno utilizar más de un lápiz en un mismo dibujo.

El dibujo es una de las actividades más catárticas que puedes hacer y una de las que cuesta menos dinero de ejecutar.

Los beneficios de la pintura artística en la educación

El ser humano tiene una gen artístico y esto lo corroboran las pinturas rupestres que se han descubierto en las cuevas.

Desde su aparición en la Tierra hace unos dos millones de años el hombre ha tenido la necesidad de expresarse a través de la pintura.

Y es que pintar es una actividad natural que tiene numerosos beneficios.

Por este motivo, hay que educar a los niños y a los mayores en el arte de la pintura.

Te descubrimos, a continuación, las principales ventajas de la pintura artística en la educación.

Mejora la comunicación. Pintar ayuda a la socialización y a la expresión de ideas. Y es que no todo el mundo tiene la misma fluidez verbal para comunicarse con su entorno, ni tampoco la misma facilidad para escribir. En cambio, mucha gente a la que le pasa esto canaliza sus sentimientos a través de la pintura y mejora la conexión con su entorno.

Puede ser la mejor terapia. La pintura es una actividad muy relajante y que puede ayudar a muchas personas en situación de estrés o ansiedad. Puede ser una manera de aislarse positivamente de la realidad y es un acto que te hace feliz y te reconforta. Es una actividad catártica que te transforma desde el interior.

Incrementa y robustece la autoestima. Atreverse a crear algo con las propias manos   y a utilizar la inteligencia y la intuición para dar forma a algo que sólo tú puedes hacer favorece la seguridad en ti mismo y te da ayuda a enfrentarte a los retos del día a día.

Provoca una gran actividad cerebral. Algo muy importante en las etapas de crecimiento como la infancia y la adolescencia. Y es que, gracias a la pintura, las conexiones del celebro se disparan para estimular mejor la parte creativa y la lógica racional.

La pintura es un gran bien para las personas y esta afirmación la corroboramos después de ver los numerosos beneficios que representa en el desarrollo del ser humano.

 

 

 

 

¿Cómo hacer arte con acuarela?

Como todas las disciplinas artísticas pintar bien con acuarelas es algo que requiere mucha práctica y un dominio profundo de la teoría y  de las diferentes técnicas.

Como no podemos practicar por ti, en este artículo te facilitamos la teoría que hay detrás de una buena pintura con acuarela.

La clave de pintar acuarelas es la destreza que se tiene que tener mezclando el agua y el pigmento de color deseado. Cuando se domina la técnica, se obtiene una luminosidad y una transparencia que es difícil conseguir con cualquier otra forma de pintar.

Una de las técnicas más utilizadas en acuarela es la de pintar húmedo sobre húmedo o la del papel mojado. Para llevar a cabo correctamente esta técnica, debes mojar el papel y una vez que esté bien húmedo ir pintando con el pincel cargado de color y en horizontal. Se acostumbra a inclinar el papel para que corra el color y generar un logrado efecto de degradado, aunque también se puede pintar con el papel plano.

Cuando se seque el primer baño que pintes (a cada capa de una pintura en acuarela se le llama aguada o baño) puedes imprimirle más color. Pero ten en cuenta que, normalmente, cuando pintas sobre la capa antes de que se seque, el resultado no es el deseado.

Una variante de la técnica anterior es el goteado. Antes de que se seque la pintura debes dejar caer gotas del pincel sobre el lienzo. Habrá que ir con cuidado que el papel no esté muy húmedo y que el pincel no deje caer muchas gotas, ya que en este caso la creación no sería muy estética. Lo ideal es aplicar el goteo cuando el papel no esté muy saturado de humedad.

Pintar acuarelas no es una técnica menor. Si dominas las distintas técnicas puedes incluso sorprender a los espectadores de tus obras. Para lograrlo, simplemente tienes que saber la teoría y practicar mucho.